Hola a todos :) Para aquellos que no me conozcan, me llamo Dani Burón y nací en Córdoba, Andalucía. Aunque de pequeño siempre fui alguien bastante tranquilo y con una visión de la vida bastante controlada y planificada, el paso de los años y la experiencia me han hecho ver que el mundo es un lugar fascinante con miles de cosas por descubrir y del que quiero aprender todo lo posible.

Me apasionan el diseño, los ordenadores, la danza, las artes marciales, el ilusionismo y el teatro. Disfruto escuchando música de todo tipo, desde opera hasta música ochentera y electrometal alemán. Lo que más me encanta en este mundo es ayudar y hacer reir a los demás, experimentar y tratar de buscarle soluciones a todo. Y si alguna vez viajas conmigo y llevo comida, probablemente te regalaré una escultura improvisada hecha con el papel de aluminio de mis bocadillos, mi especialidad que siempre regalo a los niños y azafatas en los vuelos.

Soy ingeniero industrial, informático, quiromasajista, nutricionista y en mis ratos libres aventurero monociclil. Durante mi vida he realizado tareas tan dispares como dedicarme al ilusionismo, al mercado de valores y hasta a las malabares con fuego. Con este perfil se explica que mis actividades actuales sean trabajar de blogger en Gizmodo y tener mi propia empresa.

Mis andaduras con los monociclos comenzaron allá por el 2006 cuando compré un monociclo plateado de 20" en Berlín, donde estuve viviendo un tiempo. En ese momento no me lo tomé mucho en serio y aunque lo cogía alguna vez para intentar aprender, nunca fui capaz de mucho más que pedalear unos metros. Los años pasaron sin que hiciera más sobre una rueda, pero aún así estaba decidido a conseguir algún día ir en monociclo, habiéndoselo además prometido a alguien muy especial que dejó de estar con nosotros hace unos años.

A mi vuelta a España a finales del 2009 y tras unos meses decidí volver a intentarlo, pero esta vez iba a conseguirlo. En una tienda británica online compré un monociclo de cross rojo de 24" realmente barato al que bauticé Red en honor al corto de Pixar. Para hacer las cosas bien esta vez fui a la asociación de circo de Córdoba donde aprendí las bases. Un saludo chicos.

En Marzo de 2010 decidí dar el paso de pedalear por primera vez en medio de la calle, fue una experiencia curiosa y gracias a la cual progresé mucho y decidí que a partir de ese momento intentaría ir siempre montado en él. Ante esa situación tuve que jubilar a Red y compré nuevamente por internet, aunque esta vez de una tienda alemana, un genial monociclo de montaña de 29" que me viene acompañando hasta ahora y al que bauticé Amedio ya que no es sólo "mi mono", sino que además desde que voy campo através como decía la canción de Marco, "somos dos que sin temor suben y bajan montañas".

Desde ese momento voy a todas partes con mi inseparable Amedio. Con él he aprendido a ir por caminos de piedras y a esquivar turistas, me ha acompañado en noches frías y lluviosas, juntos hemos subido cuestas que parecían eternas y los dos hemos visto amanecer tras pasarnos la noche entera pedaleando.

Bueno, esto ha sido un minirresumen de quien soy y mi relación con los monociclos, espero que no te haya resultado muy aburrido.