Además de un entrenamiento diario en monociclo, una ruta de 900km requiere planificar bastante las etapas que vas a realizar y dosificar la energía para enfrentarse con garantías a este esfuerzo.

También puedes pasar de planear y simplemente ir al inicio del camino siguiendo las flechas amarillas como si de Forrest Gump recorriendo EEUU se tratara, pero la probabilidad de que no acabes o termines malamente son muy altas.

Por eso he ido recopilando información de guías, internet y peregrinos que ya han hecho el camino a pie o en bicicleta, para luego con toda esa información crear mi ruta y planificación, tanto de fechas, como de duración y equipo.